27 abril 2006

EL CUENTO DE LA KABILIA

Hoy estaba por hacer un panfleto a favor de la lucha de clases, si ya sabeis por lo del 1 de mayo en plan muy revolucionario si de esos que escandalizariana a Bakunin, pero me he dicho que cojones como se enteren de esto me quedo sin becarios que curren a cambio de un bocadillo, como me voy a pillar unos días de vacas como más de uno lo hara pues le pongo la lista de radares de trafico por si pasais para que vayais peinaditos, aseados y bien guapos por si salis en la foto, pero bueno mejor contare un cuento africano.
















EL CADÍ Y LA VENDEDORA DE JABON


Un cadí convocó a una reunión pública a toda la ciudad.

-Voy a proponeros un enigma –dijo-, y todo el que no sepa explicármelo será decapitado:

“Hay un árbol muy elevado que tiene doce ramas, y cada rama treinta hojas, y cada hoja cinco frutos”.

Todos se retiraron tristes a esperar el día siguiente. Un vendedor de jabón dijo a su hija al entrar en su casa:

-Hija, prepara lo mejor que tengas.

-¿Por qué, padre?

-El cadí nos ha propuesto este enigma –y se lo contó.

-Padre, la solución es fácil: el árbol es el mundo, las ramas los meses, las hojas los días, y los frutos las cinco oraciones diarias que manda el Corán. Cuando mañana quiera el cadí cortaros la cabeza dile que oiga la explicación del enigma.

Al día siguiente el cadí dijo al jabonero:

-Veamos qué dices.

Y éste le dio la solución verdadera.

-¡Por mi turbante que tienes que decirme quién te lo ha explicado! –preguntó el cadí.

-Señor, ha sido mi hija.

Y el cadí, volviéndose a la concurrencia, dijo:

-Vosotros sois testigos de que yo compro a esa muchacha.

Venta, cosa vendida, comprador y propietario son sinónimos en la Kabilia de matrimonio, esposa y marido.

-Señor –contestó el padre-, yo soy un pobre jabonero y vos sois nuestro cadí. ¿Cómo vais a comprarme a mi hija?

Pocos días después el cadí envió un regalo a su desposada. Era un camello cargado de harina, otro cargado de dinero y otro de manteca. Los enviados del cadí encontraron a la muchacha sola en su casa; descargaron los camellos, y ella les sirvió de comer.

-¿Por qué en el camino habéis montado en los camellos? –les preguntó.

Ellos se miraron en silencio.

-¿Dónde está tu hermano? –preguntaron luego a su vez.

-Ha ido a jugar y a que le peguen.

-¿Dónde está tu madre?

-Ha ido a ver lo que jamás se ha visto.

-¿Dónde está tu padre?

-Ha ido a echar agua al agua.

Al despedirlos les dijo:

-Decid a vuestro señor que las aguas han disminuido en el mar y las estrellas en el cielo.

Llegados a presencia del cadí le dijeron:

-Señor, habéis comprado una mujer loca.

-Y ¿por qué es loca?

-Porque hemos ido a su casa; hemos descargado los presentes, y, enseguida, nos ha preguntado por qué habíamos montado en los camellos a mitad del camino... Nosotros le hemos preguntado: “¿Dónde está tu hermano?” y nos ha dicho “Ha ido a jugar y a que le peguen”.

-¡Claro! –interrumpió el cadí-. Ha ido a jugar con los muchachos.

-“¿Y tu madre?”, le preguntamos: “ha ido a ver una cosa jamás vista hasta ahora”.

-Es que ha ido a ver a un recién nacido –añadió el cadí.

-“¿Y tu padre?”, volvimos a preguntar: “Ha ido a echar agua al agua”, nos dijo.

-Ha ido a abrir su molino – concluyó el cadí-. ¿Y por eso decís que está loca?

Además, al volver nos ha encargado decirte “que las aguas han disminuido en el mar y las estrellas en el cielo”.

-¡Por mi turbante! –exclamó el cadí-. Devolvedme lo que habéis robado en el camino.

-Señor, perdónanos –respondieron los criados-. Nosotros creíamos que esa dama sólo era una vendedora de jabón.

Entregaron lo robado, fueron de nuevo a casa de la novia y se la llevaron al cadí con todos los presentes. Él la instaló en su casa. Al día siguiente de las bodas le dijo:

-Toma lo que más te guste de toda mi casa y vete a casa de tus padres.

-¡Bien! –contestó la recién casada-. Antes te prepararé unos dulces.

Y presentó a su esposo unos pastelillos sazonados con opio. El cadí comió la mitad y se aletargó. Su mujer le encerró en una caja, llamó a sus esclavos y les dijo:

-Llevad esto a tal sitio; lo manda el cadí.

Llegada a su casa, poco después que la caja de su esposo, mandó abrirla y despertarlo.

-¿Quién me ha traído aquí? –exclamó asombrado el cadí.

Su esposa le contestó:

-Me has dado permiso para traerme lo que más me gustase de tu casa, y te he traído a ti, porque te prefiero a todo...

-¡Bien! –repuso el cadí-. Manda en adelante en mi casa, que yo seré tu esclavo.

AddThis Social Bookmark Button

13 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Estaban hechos el uno para el otro estos dos simbolistas graciosillos. ¡Sufís de medio pelo, si están salidos, que se revuelquen y no líen a los esclavos y sirvientes!

10:04  
Blogger Cazadora de almas said...

Muy bueno! Ese cuento me lo leyó mi abuelo hace años.
Siento decepcionarte pero mi post no es la letra de una cancion, auqnue gracias por tenerme en tan alta estima...

Besos!

10:21  
Blogger pez said...

luis yo creo que eran los frikis del pueblo, en cuanto a lo de salidos pues si igual tanta adivinanza sea debida a un exceso de presion hormonal.
cazadora Como que tu abuelo se ha adelantado a mi, cago en to, no puede ser ahora mismo me encargo del becario que me lo paso, me juro que era suyo. En cuanto a lo que me dices del estribillo me has dejado choff yo que tenia a la mula al punto de la extenuacion buscando esa cancion, en fin veo que no tienes corazon pobre mula.

10:51  
Blogger El Gran Chimp said...

Y la moraleja es que el que a gran secuoya se acerca buena sombra le cobija y las mujeres de pechos caídos también.

11:56  
Blogger pez said...

¿ gran chimp como sabes lo de la gran secuoya y lo de los pechos caidos si esa parte la elimine por no meter carnaza y que se convirtiese en el blog más visitado del mes?

12:01  
Blogger KAMELAS said...

Joder , y luego yo me quejo de que no entiendo lo que me quiere decir mi mujer !!!

La de tu historia nacio asi o se ha metido demasiados pastelillos de opio ?

15:50  
Blogger guido said...

Muy beun cuento o moraleja como quieran llamarla , pero yo más que nada lo relaciono con las vueltas de la vida o como puede invertirse el rol según un movimineto acertado de uno.
Saludos pez

17:05  
Blogger Eddy Lebowski said...

Yo diría que no por mucho tempranar amanece más madrugo, pero los jueves es cuando voy.

Con eso quiero decir que me ha gustado mucho el cuento.

18:58  
Blogger digler said...

sorprendente sabiduria, vaya historia! ambos conocìan el poder de las palabras que se esconden

04:07  
Blogger najwa said...

Desde luego que esos dos habían nacido para encontrarse!
Un besazo con burbujas.

10:35  
Blogger meiga said...

Me has dado permiso para traemr lo que mas me gustase de tu casa, y te he traido a ti, pasa y sientate, hablemos ;-)
mil besitos.

00:35  
Blogger ma´heona´e said...

Ooooh, qué bonito.

A mí también me gustaría que me eligiesen y se me llevasen, aunque fuese en una caja :)

Un besote

00:55  
Blogger criztina said...

Un cuento bonito. Que listilla, eh???

Es curioso cómo nos llama la atención los cuentos en los que se hace "lo que se debe hacer" y siempre eliges lo que "hay que elegir"....
en la vida real no parece tan sencillo... a mi me dicen lo del árbol y mi contestación es que menudo injerto que ha inventado.... frutos mutantes saldrán de ese árbol ;-)

14:55  

Publicar un comentario

<< Home