24 mayo 2007

EL REY, EL CIRUJANO Y EL ABDAL


Hace unos cuantos siglos se encontraba en su paseo diario el rey de Tartaria acompañado por sus amigotes, ya sabéis la nobleza y los que acompañan a la nobleza es decir los sirvientes y los que contaban lo que se decía en los paseos y los que llevaban lo necesario para que estos pudiesen escribirlo todo.

El paseito matutino estaba siendo de lo más normalito se contaban sus cuchicheos típicos de la nobleza que si mira tal rey que se quiere casar con la princesa de tal otro reino pero está se quiere casar con un sultán en fin nada raro, a un lado del camino se encontraba un Abdal (un sufí errante), este sin impresionarse por toda esa gente les dijo "le daré un buen consejo a quien quiera, pero que me pague cien dinares".

Claro el rey al verle se sorprendió entre otras cosas porque nunca nadie le había dicho eso y le dijo "Abdal, ¿qué consejo me puedes dar que valga cien dinares?"

El Abdal le respondió "señor, te lo daré pero antes tienes que ordenar que se me entregue esa cantidad y entonces te daré el consejo inmediatamente".

El Rey sorprendido y sin pensárselo dos veces llamo al encargado de llevar el dinero para los gastos de la merienda, claro cuando este llego que va a hacer el pobre si es un mandado pues darle los cien dinares. todos estaban esperando escuchar algo extraordinario, por parte del Abdal.

El Abdal carraspeo un par de veces, todo el mundo se cayo y le dijo al rey "este es mi consejo: nunca comiences nada sin que antes hayas reflexionado cuál será el final de ello".

Cuando lo escucharon todos los cortesanos y los ayudantes de los cortesanos y la gente que pasaba por allí con esto de ver al rey, se empezaron a reír, pero el rey dijo "¿de que os reís ante el maravilloso consejo que este Abdal me ha dado? Que nadie ignore que deberíamos reflexionar antes de hacer cualquier cosa. Porque claro como nadie lo hace, somos culpables de no recordarlo y las consecuencias son nefastas. Me parece un gran consejo del Abdal".

No se sabe si efectivamente el rey de Tartaria le había impresionado este consejo o si era por no reconocer que joder en menuda chorrada se había gastado cien dinares pero decidió recordar siempre el consejo y que fuese recordado por todo el mundo por eso ordenó que fuese escrito por todos lados, en plan obsesivo si veia una pared vacía por el palacio y llamaba al pintor para que pinte con letras de oro esa frase en esa pared, llego a tal nivel su obsesión por verla escrita que la ponía hasta en la vajilla de plata claro con letras de oro que hay que mantener el estilo.

Poco tiempo después paso lo que siempre les pasa a los reyes que aparece el típico intrigante si es que joder parece que no se dan cuenta que donde hay un rey siempre tiene que existir un intrigante queriendo matarle, en fin es lo que toca si uno es rey pues tiene que tener intrigantes así han sido las cosas y así seguirán.

Pero como podía matar al rey claro es lo más difícil de ser intrigante, si algo tenía este tipo era cabeza y como hacerlo muy sencillo sobornó al cirujano real con la promesa de nombrarlo primer ministro si clavaba una lanceta envenenada en el brazo del rey, el plan es bueno no me diréis que no.

Todo estaba planeado para cuando le tocase al cirujano real extraer sangre del rey. Este preparo con mucho cuidado una jofaina para recoger la sangre, el rey inocente de él estiro el brazo, el cirujano cogió la jofaina y cuando se disponía a realizar el magnicidio como no vio las siguientes palabras grabadas en la pared "nunca comiences nada sin que antes hayas reflexionado cuál será el final de ello", en ese momento el cirujano se dio cuenta de lo que sin duda pasaría si mataba al rey, el intrigante se convertía en rey y como mandan las normas de conducta de los intrigantes lo primero que haría sería ejecutarlo y así no necesitaría cumplir su compromiso ni que nadie se enterase del magnicidio.

El rey al ver que el cirujano estaba temblando, le preguntó"¿qué te sucede?" y éste le confesó la verdad inmediatamente.

Claro el autor de está intriga fue capturado y ejecutado, entonces el rey hizo llamar a todas las personas que se había reído cuando el Abdal le dio el consejo y les dijo:

¿Todavía se ríen del consejo que me dio el Abdal?
AddThis Social Bookmark Button

11 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Moraleja: Si no tienes cien dinares te asesinará un cabrón de cirujano. Espero haberlo entendido bien xDD

12:37  
Blogger pez said...

luis veo que has entendido la moraleja solo te ha faltado poner que todo para que te quiten el trabajo.

13:12  
Blogger Cinder said...

interesante, nunca se debe desmerecer un consejo, sea de quién sea, saludillos

18:07  
Blogger Cinder said...

El oso, el tigre y los demás, jajaja, no sé por q se me vino a la mente esos dibujos, =_=

18:10  
Blogger carmncitta said...

jajajajajaj entonces no malgastó el dinero xDDDDDDD

18:25  
Blogger pez said...

cinder y menos si te ha costado cien dinares y todo el mundo se ha reido por eso, vamos la dignidad ante todo.
Por cierto me has dejado con la duda por la serie de dibujos animados.

camncitta claro no lo malgastaras si me das mis 100 dinares por el consejo que te acabo de dar, vamos que estamos a final de mes y uno tiene que ganarse la vida.

18:31  
Blogger Milongas said...

Que buen consejo, lástima que sea una frase muy larga como para tatuársela!!! jjjjj

19:59  
Blogger EnLaOscuridadDeLaNoche said...

Jo, que sabio que eres... :-)
Claro que sigo pensando que algo de improvisación siempre es bueno, pero sí, las cosas hay que pensarlas bien.
Besos.

22:21  
Blogger digler said...

milongas tiene razon, porque uno nunca sabe cuando se encontrará a merced de un medico como ese

por lo pronto lo escribiré en las paredes de mi casa y en la oficina... aunque pensandolo bien solo lo hare en mi casa

00:22  
Blogger pez said...

milongas lo más dificil no es encontrar sitio para tatuarsela sino hacerlo con letras de oro que es lo importante.

enlaoscuridaddelanoche te doy la razón absolutamenten en todo, para que veas sobre todo en lo que se refiere a mi sabiduria ;D

digler yo creo que le va a hacer mucha gracia a tu jefe si te ve llegar con un spray y te pones a pintar las paredes igual hasta te nombran trabajador del mes.

09:05  
Blogger Sarinai said...

Como siempre dice mi abuela:
"La ignorancia es muy atrevida..."

13:17  

Publicar un comentario

<< Home