18 diciembre 2006

EL RATONCITO PEREZ


Érase que se era en un reino muy, muy lejano vamos que no era este, había un rey que como todo rey que se precie vivía en un palacio muy, muy grande – la verdad es que a el le gustaba algo más pequeñito por todos los problemas que tiene una casa grande ya que con lo que se gastaba en calefacción no le llegaba para todas las fiestas que quería dar, por no hablar de los problemas con el servicio porque tener 20 ó 30 trabajadores buenos se puede pero 146 como necesitaba, eso hacia que el jefe de personal no diese a vasto y se quejaba con razón que no se la voy a negar que conste, por no hablar de otros inconvenientes agua, luz, teléfono, etc.– este palacio tenía como peculariedad arquitectónica no solo el mármol blanco del interior sino que el exterior estaba hecho con una capa de nacar lo que le provocaba al rey serios problemas con los vecinos que no podían dormir por el brillo del castillo – el caso es que los vecinos siempre tienen que dar problemas -.

En este castillo no solo vivían el rey con sus hijos y los hijos de los hijos y los y las amantes de la familia real aparte del servicio tanto de la familia real como de los amantes, también habitaba en el un pequeño ratoncito que todo ay que decirlo era un tanto clasista respecto a los demás ratoncitos del reino porque claro como él vivía en un palacio y acudía a las más importantes cenas y partys del reino como es lógico él era de una clase social superior a los ratones no cortesanos pero esto también le causaba grandes traumas porque en el fondo el también quería tener su palacio ratonil y no vivir en un establo por mucho mármol blanco que tuviese.

Un día nuestro ratoncito le entro la crisis existencial al darse cuenta que mucho ratón real y mucha historia pero vivía en el establo y no pudo evitar ponerse a llorar – no se si lo sabéis pero los ratones cuando lloran no son precisamente discretitos vamos que se entera uno aunque no quiera – el príncipe al oír los llantos del ratón como no le dejaban seleccionar que caballo montaría, se dirigió a ver que le pasaba al ratoncito y le pregunto:

Principito - ¿Qué te pasa ratoncito?
Ratón - Pues que estoy hecho polvo o no lo ves.
P – Bueno si ya claro, si de eso me he dado cuenta pero ¿por qué?
R – Que no aguanto más que soy el ratón real y mira a mi edad y viviendo aquí de prestado sin palacio propio ni nada.
P – Haz como yo y constrúyete un palacio, llamas a los súbditos y ya está.
R – Ya pero los ratones son diferentes, es que son republicanos y de los radicales no saben lo bueno de la monarquía.
P – Bueno no pasa nada ya se nos ocurrirá algo, por cierto ¿Cómo te gustaría que fuese tu palacio?
R – A mi me gustaría uno como este muy brillante que todo el mundo lo viese.

Y así quedo la cosa hasta que el príncipe esquiando se dio un piñazo contra una piedra perdiendo un diente en la colisión y claro tubo la gran idea, esas que solo se les ocurre a los príncipes.

Cuando volvió al palacio le contó a su amigo el ratoncito la solucion que había encontraro y era que se hiciese un palacio con dientes, el ratoncito le pregunto que de donde sacaría los dientes claro no se encuentran en cualquier tienda, pero el príncipe volvió a sorprender al ratón al contestarle que haría un bando en el que todos los niños del reino dejarían su dietes caidos debajo de la almohada para que lo recogiese el ratón a cambio de un regalito, claro no fuese que encima por culpa del ratón la gente iniciase una revolución ya que las cosas estaban muy tensas últimamente.

Y el ratón solo pudo decir que no era mala idea pero que como iba a saber el en que casa había un diente que recoger, otra vez el príncipe le sorprendió al decirle que dejarian la luz encendida y así sabrías en que casa dejar el regalito y te llevas el diente para hacer el palacio. y así hizo el ratoncito.

Por si acaso alguno me dice que el ratoncito Perez no vive en un palacio sino en la calle arenal de Madrid igual no sabe que con lo que saco con la venta de su palacio se compro ese ático de 400 m.
AddThis Social Bookmark Button

9 Comments:

Anonymous Morgana said...

Te voy a hacer un monumento de piedras de mechero pez, siempre me había causado inquietud saber qué hacía con los dientes el ratoncito Perez... ohhhh se hizo una casa deslumbrante a los ojos de los otros ratoncitos.. ains y pensar que mis muelas y mis dientoles están ahí... que gonito!!!!.... sniff sniffff pesioso el cuento.... y lo de la calle Arenal está por demostrar :P.

16:18  
Anonymous TERREMOTO said...

Joer pececito, la historia me llega 22 años atrasada, porque hubiera sìdo muy lindo contàrselo a mi hija cuando se le cayò el primer diente y esperaba impaciente que llegara el raoncito Pèrez... yo como morgana, sniffff sniffffffffff
Besitos ratoniles

17:11  
Blogger pez said...

morgana joo me ha llegado al alma lo del monumento pero que el caballo sea de mentira que igual se mosquea y me tira abajo.
Que sepas que vendio tus muelas sin ningun escrupolo, bueno yo tambien lo hubiese hecho que cojones por lo q le dieron por el palacete.

terremoto ayyy casi llego a tiempo, pero mira podrias haberla dicho que se esperase 22 años para perder los dientes de leche y asi se lo hubieras podido contar, con un pelin de planificación ya esta, mira que facil.

17:44  
Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Despiñado para costear caprichos de ratón engreído. ¡Qué bajo caí en mi niñez...!

19:43  
Blogger Lumen Origine said...

Solo quiero dar un abrazo...

Simplesmente porque todos nós necessitamos de um abraço de quando em vez, deixo um abraço do fundo da minha alma para ti.

Se quiseres no blog http://lumenorigine.blogspot.com/ podes visualizar os vídeos Os Abraços são Grátis.

21:48  
Blogger CENIZAS DE UN PLOM!! said...

pasa a mi blog y fuma conmigo un cigarrillo

22:01  
Blogger pez said...

luis Como se han aprovechado de nuestra inocencia.

lumen origine toma abrazo pero eso si cuidadin que soy delicado y me rompo con facilidad.

cenizas de un plom!! joder eso se avisa antes y me hago fumador, que falta de prevision la mia, ya me vale.

09:07  
Blogger el santo job said...

mira que listo el principito este, que va luego y no se le ocurre patentar la idea. Madre de Diox... Suerte que el ratón ese, lo pilló mi madr el otro día, casi se lo carga a sartenazos

09:22  
Blogger pez said...

santo job que tragedia me cuentas que el raton cortesano ha sido cruelmente y seguro que con ensañamiento, asesinado por tu madre.

Voy corriendo a okupar su atico antes que vaya otro y me lo quite.

11:40  

Publicar un comentario

<< Home